Feeds:
Entradas
Comentarios

Dejar ir…

A veces se dice fácil sin embargo en ocasiones las palabras adecuadas dichas por quien menos se espera tienen un efecto sanador…

El perdón nunca es fácil. La amargura es fácil, el odio es fácil pero, el perdón, eso es duro. A veces la gente dice cosas que no quieren decir, o hacen cosas que no pueden cambiar. A veces, nosotros, hacemos cosas que no podemos cambiar.

Así que nos alimentamos para matar de hambre al dolor. Todos tenemos miedo de algo. Yo tenía miedo, me estaba muriendo. Pero al frente de una gran desesperación tuve una revelación: lo que he hecho es quién soy.

Pero lo que he hecho, no es quien seré. Han pasado casi 37 millones de segundos, 10 mil horas, 14 meses desde que me dí cuenta de que lo que he hecho no es lo que puedo ser.

Descárgate de los errores del pasado y, cuando lo hagas, tu corazón se hará más fuerte. Yo debo saberlo, se supone que mis errores salieron hace mucho tiempo. Eso no significa que lo hecho esté olvidado. Lo que se ha hecho, está ahí fuera.

ANÓNIMO

Almafuerte…

Así como hay canciones que tienen el poder de levantarnos el ánimo creo fielmente que este poema de Pedro Bonifacio Palacios tiene el mismo poder… por lo menos para mi.

 

 

¡ AVANTI !

Si te postran diez veces, te levantas
otras diez, otras cien, otras quinientas;
no han de ser tus caídas tan violentas
ni tampoco, por ley, han de ser tantas.
Con el hambre genial con que las plantas
asimilan el humus avarientas,
deglutiendo el rencor de las afrentas
se formaron los santos y las santas.
Obcecación asnal, para ser fuerte,
nada más necesita la criatura,
y en cualquier infeliz se me figura
que no mellan los garfios de la suerte …
¡ Todos los incurables tienen cura
cinco minutos antes de su muerte !

¡ PIU AVANTI !

No te des por vencido, ni aún vencido,
no te sientas esclavo, ni aún esclavo;
trémulo de pavor, piénsate bravo,
y acomete feroz, ya mal herido.
Ten el tesón del clavo enmohecido
que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo;
no la cobarde estupidez del pavo
que amaina su plumaje al primer ruido.
Procede como Dios que nunca llora;
o como Lucifer, que nunca reza;
o como el robledal, cuya grandeza
necesita del agua, y no la implora…
Que muerda y vocifere vengadora,
ya rodando en el polvo, tu cabeza !

¡ MOLTO PIU AVANTI !

Los que viertan sus lágrimas amantes
sobre las penas que no son sus penas;
los que olvidan el son de sus cadenas
para limar las de los otros antes;
los que van por el mundo delirantes
repartiendo su amor a manos llenas,
caen, bajo el peso de sus obras buenas,
sucios, enfermos, trágicos, sobrantes.
¡Ah! Nunca quieras remediar entuertos;
nunca sigas impulsos compasivos;
ten los garfios del Odio siempre activos
y los ojos del juez siempre despiertos…
y al echarte en la caja de los muertos,
menosprecia los llantos de los vivos !

¡ MOLTO PIU AVANTI ANCORA !

Esta vida mendaz es un estrado
donde todo es estólido y fingido,
donde cada anfitrión guarda escondido
su verdadero ser tras el tocado:
No digas tu verdad ni al más amado,
no demuestres temor ni al más temido,
no creas que jamás te hayan querido
por más besos de amor que te hayan dado.
Mira cómo la nieve se deslice
sin una queja de su labio yerto,
cómo ansía las nubes del desierto
sin que a ninguno su ansiedad confíe:
Maldice de los hombres, pero ríe;
vive la vida plena, pero muerto.

¡ MOLTISIMO PIU AVANTI ANCORA !

Si en vez de las estúpidas panteras
y los férreos, estúpidos leones,
encerrasen dos flacos mocetones
en la frágil cárcel de las fieras:
No habrían de yacer noches enteras
en el blando pajar de sus colchones,
sin esperanzas ya, sin reacciones,
lo mismo que dos plácidas horteras;
Cual Napoleones pensativos, graves,
no como el tigre sanguinario y maula,
escrutarían palmo a palmo su jaula,
buscando las rendijas, no las llaves…
Seas el que tú seas, ya lo sabes:
a escrutar las rendijas de tu jaula !

¡ VERA VIOLETA !

En pos de su nivel se lanza el río
por el gran desnivel de los breñales;
el aire es vendaval, y hay vendavales
por la ley del no fin, del no vacío;
la más hermosa espiga del estío
ni sueña con el pan en los trigales;
el más dulce panal de los panales
no declaró jamás: yo no soy mío;
y el sol, el padre sol, es raudo foco
que fomenta la vida en la Natura,
por calentar los polos no se apura,
ni se desvía un ápice tampoco:
¡ Todo lo alcanzarás, solemne loco…
siempre que lo permita tu estatura !

LA YAPA

Como una sola estrella no es el cielo,
ni una gota que salta, el Océano,
ni una falange rígida, la mano,
ni una brizna de paja, el santo suelo:
tu gimnasia de jaula no es el vuelo,
el sublime tramonto soberano,
ni nunca podrá ser anhelo humano
tu miserable personal anhelo.
Qué saben de lo eterno las esferas ?
de las borrascas de la mar, las gotas ?
de puñetazos, las falanges rotas ?
de harina y pan, las pajas de las eras ?…
¡ Detén tus pasos Lógica, no quieras
que se hagan pesimistas los idiotas !

¿Los hombres son de Marte y las Mujeres de Venus?

¿Por qué los hombres aman a las cabronas?

¿Por qué las mujeres aman a los pendejos?

¿El manual de la perfecta cabrona?

¿La guerra de los sexos?

¿De princesa a mendiga?

Ya se acerca el día internacional de la mujer…  y esto me da la oportunidad de reflexionar aquí sobre un tema tratado hasta el cansancio; aunque no lo crean, las anteriores preguntas son títulos de algunos de los libros que han hablado de ese tema y, en definitiva, no voy a ser yo, quien le encuentre fin o solución al añejo conflicto HOMBRES VS. MUJERES.

En primer lugar, quiero decir en mi descargo que solo he tenido el ¿placer? de leer los dos primeros de la lista y que no dudo que haya muchos más de los que aquí enumero, que quede claro que no pienso meterme a hacer una crítica literaria sobre ellos y mucho menos pretendo recomendar alguno. Lo que hoy pretendo hacer aquí se acerca más a una auto-reflexión y es que recuerden: las cosas se me ponen más claras cuando las escribo.

Entrando en materia ¿quienes son mejores: los hombres o las mujeres? ¿por qué son tan distintos los dos géneros? creo que ese es el meollo del asunto SON DIFERENTES, y no es que uno sea mejor que otro simplemente son distintos y es que por más que se diga y se grite a los cuatro vientos sobre la igualdad de sexos creo que esto es una GRAN mentira. Procedo a explicar mi punto, para ello tendré que usarme como ejemplo.

Desde que era niña nunca encajé en el prototipo clásico, no me gustaba jugar con muñecas ni a la comidita, de hecho prefería jugar a las espadas, los piratas y trepar por las laderas del cerro que se encontraba al final de la calle en la que vivía… desde ese momento era notorio que mi carácter era bastante poco femenino. A esto debo agregarle que siempre me he llevado mejor con los hombres que con las mujeres ¿por qué? en realidad creo que porque mi personalidad es más parecida a la de un chico y con esto no quiero decir que me gusten las mujeres… nop, de hecho me gustan los chicos y ¡mucho! es más me atrevo a decir que soy en extremo “noviera”, en la universidad tenía la costumbre de cambiar de galán cada 3 meses.

El punto es que digo que soy más parecida a los chicos porque al hablar soy más directa, no me gustan las cursilerías, soy práctica, detesto mostrar mis sentimientos, soy brusca, solía ser atrabancada, soy tosca en mis juegos y por si todo eso fuera poco, soy en extremo fiel con mis amistades y tiendo a proteger a mis (pocas) amigas. Como pueden ver queridos lectores encajo casi perfectamente en el clásico perfil masculino de personalidad.

Al correr de la vida, y con los años que ya cargo encima, me he dado cuenta que las mujeres tienden hacia lo contrario: son delicadas, muy políticas al hablar (tienen cuidado de no lastimar los sentimientos ajenos), son tiernas y sobre todo son femeninas. Claro que con esto no quiero decir que podemos o debemos encajonar la personalidad de nadie, eso sería amoldarnos al cliché; pero si podemos notar que en general los sexos tienden a ser diferentes entre si y esto es lo que ocasiona los problemas. A veces, los conflictos se deben a una falla en la comunicación o en las formas de decir las cosas; otras, se deben a los roles socialmente predeterminados en fin… una larga lista de cosas. El punto que quiero destacar es que NO somos iguales y QUE BUENO que no lo seamos, si no la vida sería muy aburrida.

Quiero que quede bien claro, no somos iguales y nunca lo vamos a ser, no es una cuestión de inteligencia ni de capacidades, se trata simplemente de ser justos. Para ustedes las cosas en general son más sencillas y no es culpa de ustedes, es culpa de la sociedad machista en la que vivimos. Una cosa es la justicia y otra la igualdad, yo no quiero ser igual, ni quiero ser mejor que ustedes yo simplemente quiero ser yo y en justicia quiero también la posibilidad de ganar el mismo sueldo que ustedes si desempeño un trabajo similar, quiero también que no me despidan de mi empleo si estoy embarazada, quiero que no me traten como mercancía de segunda mano si soy madre soltera, quiero que no me acosen sexualmente por el simple hecho de vestir una minifalda, quiero que no abuses de tu fuerza física por el simple hecho de ser más grande que yo  y también quiero que nadie abuse de ti … en pocas palabras quiero que el mundo sea justo para ambos sexos.

Pero ¿puedo pedirte una cosa mas? quiero que seas caballeroso… no sabes que lindo es cuando me abres la puerta o cuando me traes flores, un mundo más justo para ambos no implica que dejes de ser cortés, yo no quiero que seamos iguales, me gusta que seamos diferentes, eso es lo que hace bonita nuestra existencia en este planeta, solo SEAMOS MÁS JUSTOS, si lo intentamos te prometo que ambos nos vamos a beneficiar.

Feliz día de la mujer hombres.

Angelus…

Miedos

En algún lugar alguna vez escuché una canción que decía:

“Ten miedo de mí”

No recuerdo dónde o quien la canta pero lo que si recuerdo es esa sensación de tener miedo, de sentirme impotente y desarmada… miedo de no poder controlar lo que no comprendo, lo que no conozco y lo que me excede.

Todos hemos tenido miedo alguna vez en la vida, dicen que el miedo es una reacción instintiva que está diseñada para protegernos de un peligro inminente pero ¿que pasa cuando no entendemos ese miedo? cuando ese peligro inminente ni siquiera ha asomado la cara y no tenemos si quiera una idea de qué es lo que nos amenaza ¿qué pasa cuando de lo que se tiene miedo es de uno mismo? Algunos le llaman presentimiento, otros le llaman corazonada, algunos simplemente le llaman inseguridad.

La inseguridad es de todos los sentimientos humanos el más rastrero porque te incapacita para pensar con claridad, nubla la conciencia y adormece la razón mientras que se sobre estimula la capacidad obsesiva de tratar de prevenir eso que ni siquiera sabes aún qué es pero ya temes.

En definitiva, una de las sensaciones más pinches que puede tener un ser humano es el miedo.

 

Angelus…

Finales…

He notado que muchas personas hacen un recuento de lo que vivieron en el año, supongo que no es la idea más original del mundo… después de todo es muy humano repasar lo vivido para tratar de asimilarlo.

Es por ello que este año he decidido que no voy a hacer un recuento, simplemente quiero dar las gracias:

  • Gracias a todas aquellas personas con las que compartí una carcajada… hicieron mi vida mucho más ligera.
  • Gracias a todas las personas que compartieron un tuit conmigo, de todos ustedes aprendí algo.
  • Gracias a la vida por darme la oportunidad de conocer este año a personas maravillosas que se ganaron un lugar muy grande en mi corazón. Gracias mis queridas “PERVERSUS”.
  • Gracias a esa persona que me enseñó a distinguir entre aquellos que quieren estar conmigo y aquellas personas que sólo buscan algo de mi. Me enseñó a valorar más a mis amigos.
  • Gracias a mis mejores amigos, como siempre, estan allí cuando los necesito.
  • Gracias a los nuevos amigos que entraron este año en mi vida y sé que lo hicieron para quedarse.
  • Finalmente, gracias a esa persona que me enseñó cosas que ni yo sabía de mi misma, después de todo creo que ese fue el aprendizaje más valioso que tuve este año.

Y bueno, como todo final este no deja de ser un poco triste pero lo importante es que nos están esperando cosas nuevas, de cada uno depende que sean buenas y que las malas (porque siempre habrá algunas) nos dejen también una lección.

 

Angelus

 

Baby, seasons change but people don’t.
And I (oh) will be waiting in the back room.
I’m falling for old conference people.
Headlines and flash flash flash photography.


Desde hace mucho que no actualizo este blog, pero es que simplemente no concibo escribir algo que no me esté haciendo girar la ardilla. La parte buena es que cuando escribo por lo general me leen algunos cuantos ya que no los aburro muy seguido.

La maroma de piojo que me trae la cabeza hecha un verdadero desmadre no es nada que no se haya pensado o discutido antes: los prejuicios sociales; esto me viene a la cabeza tanto por cuestiones personales como por la noticia recientemente dada a conocer de que se ha autorizado que legalmente las parejas homosexuales puedan adoptar. Al respecto vemos gritar, publicar, hablar y twittear múltiples opiniones, las que están a favor siento son más moderadas y “respetuosas” que las que están en contra.

Y es que no es nada que a las sociedades “conservadoras” nos sorprenda, siempre que se atenta contra alguno de los preceptos que dicha sociedad considera intocables siempre brincarán multitud de chapulines en comal a tratar de defender “las buenas costumbres, la moral”… ni madres… a defender el statu quo pero ¿por qué, acaso el estado actual o retrógrado es el mejor?

Y es que son múltiples los temas que calan profundo a los conservadores, a las almas puras y libres de pecado: “¡cómo es posible que los homosexuales adopten!, ¡cómo va a permitirse el aborto legal!, ¡es inconcebible que una mujer tenga una relación con un hombre de menor edad que ella!, ¡en qué cabeza cabe que se regalen condones en las escuelas públicas!. Sin embargo lo único que hay detras de todo ello es la búsqueda de una igualdad social que desde siempre se ha intentado negar, se desea mantener oculta en los rincones, donde no pueda ser vista… y para ello se alega que es nocivo para la sociedad.

¿Pero en realidad la igualdad es tan mala para la sociedad? considero que no, pero es mala para aquellos que estan acostumbrados, para aquellos cortos de mente y para aquellos que en mantener el status quo llevan algún beneficio, porque el ser una sociedad más igualitaria es igual a ser una sociedad más honesta y eso es lo que nos pesa aún mucho. La honestidad nos duele y nos cala en lo más hondo.

Mientras tanto, sigamos aturdiendonos con los gritos en contra pero sé que poco a poco las cosas tienen que cambiar, yo por mi parte dejaré mi granito de arena enseñandole a mi hijo los beneficios de la igualdad entre personas por el simple hecho de ser PERSONAS.

ANGELUS

Si es cuestión de hacer confesiones creo que esta es una de las entradas que más trabajo me ha costado escribir. ¿Por qué odio el 14 de febrero? Bien, la respuesta más sencilla y más socorrida en estos casos siempre es “porque es una fecha comercial y sin ningún sentido” sin embargo, a pesar de ser la verdad, no es todo lo que tengo que decir al respecto. Damas y caballeros, bienvenidos a los “CUENTOS DESDE LA CRÍPTA” con su anfitriona Vamprida.

El primer recuento se remonta a mis tiernos 13 años, cuando estaba en la secundaria y el novio de ese entonces llegó con el clásico globo de corazón y una pequeña cajita negra que contenía un anillo. La historia es muy larga pero el punto central es que dicho regalo terminó volviéndose en el escándalo más sonado en la secundaria y yo, sin saber ni cómo ni por qué terminé en la puerta de la dirección esperando a que terminara una extraña junta con mi madre, dos maestras de taller, la directora, mi novio, los orientadores y no se cuantas personas más. ¿Qué fue lo que allí adentro se dijo? Aún ahora 19 años después las diferentes versiones no cuadran y yo sigo sin saber que pasó.

El siguiente cuento desde la cripta fue un año después; yo estaba perdidamente enamorada de uno de mis vecinos. Sí, el clásico cuento del “vecino de al lado”, ese tipo de chico guapo, educado, que es mayor que tú y siempre huele a perfume,  en fin… sucede que llega el dichoso catorce de febrero y el guapísimo vecino me invita a una fiesta. Obvio el corazón se me quería salir de la garganta del gusto pero… el muy patán me plantó.

Tercer cuento desde la cripta. El año siguiente, recién entrando a la preparatoria el novio en turno me invita a otra fiesta por San Valentín, todo iba bien hasta que al muy idiota se le ocurre llegar 2 horas tarde y por supuesto mi madre de esa se colgó para prohibirme ir. Esto derivó igualmente en una prohibición de volver a ver al dichoso novio (prohibición que aquí entre nos me pasé por el arco del triunfo). Finalmente, el cuarto y último cuento desde la cripta llegó un año después, cuando exactamente el mismo novio que había llegado tarde decidió regalarle rosas a una tipeja que iba en mi misma preparatoria, lo mandaron al diablo y llegó a darme las rosas a mí. Claro que me entré del detalle y obvio unos meses más tarde me desquité de una forma en la que hasta el momento no me perdona el susodicho.

Entonces heme allí, a los 16 años con cuatro historias de san Valentín que fueron un verdadero y nauseabundo fracaso y es en ese momento cuando acomodé mi bello trasero en mi sofá favorito y comencé a pensar que, en realidad esta dichosa celebración para lo único que servía era para deprimir a quienes no tenían un romance como esos que se ven en las películas o se describen en las canciones pero ¿esos romances son reales? yo creo que no, entonces llegué a la conclusión de que esta festividad había sido maquinada con el único y perverso propósito de que todos aquellos que no tuvieran su respectivo peoresnada se sientan tan patéticamente miserables que corran a buscar un ramo de rosas y una caja de chocolates para plantársele en frente a la primera persona que se les ocurra y suplicarle un poco de cariño.

¿En qué ha derivado todo esto? pues por supuesto en una manía poco razonable de muchas y muchos por tener un “alguien” a su lado en esta fecha o bien en que aquellos que ya lo tienen se aferren a que la única y verdadera forma en que sus parejas han de demostrarles su amor eterno es haciendo toda una faramalla de cena, chocolates y flores que a los únicos que verdaderamente benefician es a los comercios.

Y lo que quiero que me comprendan es que no estoy peleada con ninguna clase de sentimiento, ni con los detalles. En realidad no hay nada que me haga más feliz que un detalle, un ramo de flores para mi es una bella forma de sorprenderme pero NO TIENE que ser debido a que hoy es determinado día, el amor, la amistad o cualquier sentimiento puede y debe demostrarse sin una razón y sin un día en específico. El otro día me preguntaba alguien ¿qué es para tí el amor? y le contesté que el amor para mí es pasión… pasión por las personas que están en mi vida, pasión por mi trabajo, me apasionan muchas cosas pero ojo, pasión no significa obsesión ni posesión luego entonces, dado mi concepto del amor creo que queda claro por qué odio el 14 de febrero.

Y como siempre, me quedo con la siguiente reflexión, no necesito un día para decirles “te amo”  a mis personas favoritas, igual que no necesito que un día la gente me mire con tristeza porque soy soltera, piénsenlo… quien te ama te lo demuestra siempre sin necesidad de que se lo recuerde un comercial en la televisión.

Angelus…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.